Menú

Acertijos matemáticos y lógicos (2)

Acertijos matemáticos y lógicos (2)

Otro acertijo matemático. Como el anterior, lo solucionaré en unos días, si nadie da con la solución antes.

Cuando se viaja en auto, sin duda el auto viajará a velocidades diferentes en diferentes momen­tos. Si la distancia total se divide por el tiempo total de manejo, el resultado es la velocidad pro­medio de ese viaje.

El señor Gómez quería viajar de Madrid a su pueblo de nacimiento y luego regresar. Deseaba hacer una ve­locidad promedio de 60 kilómetros por hora en todo el viaje de ida y vuelta. Al llegar a su pueblo de nacimiento descubrió que la velocidad promedio, hasta ese momento, era de 30 kilómetros por hora.

¿Cuál debe ser la velocidad promedio en el viaje de vuelta para que el promedio del viaje completo sea de 60 kilómetros por hora?

Sobre el autor

Javier

Laico vicenciano, afiliado a la Congregación de la Misión. Gestiona y mantiene varias páginas web cristianas y vicencianas, incluida La Red de Formación "Somos Vicencianos", de la que es cofundador. Es también coordinador internacional de .famvin, la Red de Noticias de la Familia Vicenciana. Como músico católico, ha editado varios discos. Es Director General y cofundador de Trovador, una reconocida compañía discográfica católica de España. Graduado en la Universidad Oberta de Catalunya con cuatro grados (Asistente de dirección, Gestión Administrativa, Recursos Humanos y Contabilidad Avanzada). Bilíngüe Español/Inglés. Trabaja en las Tecnologías de la Información, ofreciendo servicios de alojamiento, diseño y mantenimiento Web, así como asesoramiento, formación y soluciones informáticas, gestión documental y digitalización de textos, edición y maquetación de libros, revistas, flyers, etc.

7 Comentarios

  1. Begoña

    Hola Javi. ¿Qué tal tu padre? ¿Qué tal tu viaje a Irlanda? Te echamos de menos el fin de semana, fue una gozada. Ya sabes que las mates me gustan, así que me arriesgo a darte una respuesta. 90 km/h de promedio.

    Un beso. Unidos en la oración.

    Responder
    • Javier F. Chento

      Hola Begoña. Mi padre, gracias a Dios, se va recuperando bien.
      Respecto al problemita… no son 90 km/h…

      Responder
  2. Javier F. Chento

    He aquí un ejemplo de que, a veces, lo que nuestra intuición nos dice es equivocado. Parecería lógico pensar que, volviendo a 90 kilómetros por hora, como decía Begoña, el promedio se convertíría en 60: los 30 de ida, más los 90 de vuelta, entre 2: 60.

    Sin embargo no es así.

    Hay varias maneras de resolver este ejercicio, y matemáticamente es una de ellas, mediante ecuaciones. No obstante, aún siendo un método posible, no es el más evidente.

    El método más sencillo que se me ocurre para dar una respuesta es el siguiente:

    Por claridad llamemos “A” a la distancia entre el punto de origen y el punto de destino. Evidentemente, la distancia es la misma en el viaje de ida que en el de vuelta. El enunciado nos dice que al recorrer A en la ida se hicieron 30 Kilómetros por hora de promedio.
    Hagámonos una pregunta: si en el viaje de ida se hubiese tenido que recorrer el doble de distancia (esto es, si en vez de A tuviésemos que recorrer dos veces A) en el mismo tiempo, ¿cuál sería la velocidad promedio? Es claro que tendríamos que ir el doble de rápidos para recorrer el doble de distancia. Por tanto, en este supuesto, en el mismo tiempo, recorrer dos veces A lo tendríamos que hacer a 60 kilómetros por hora.
    Ahora bien: precisamente es este el caso de ida y vuelta (recorremos dos veces A). Si en el viaje de ida ya hemos gastado todo el tiempo para hacer el promedio de 60 kilómetros por hora, en el viaje de vuelta tendríamos que ir instantáneamente de un lugar a otro.
    Por tanto, la respuesta es: es imposible hacer un promedio de 60 kilómetros por hora (uniendo ida y vuelta) si en el viaje de ida hemos hecho 30 Km/h de promedio.

    Es interesante notar que en ningún momento necesitamos saber cuál es la distancia que separa el origen y el destino.

    Responder
  3. Begoña

    Javi, no entiendo la respuesta. Si en tu respuesta no importa la distancia, ¿por qué importa el tiempo?

    Responder
    • Javier F. Chento

      Quizás con un ejemplo lo veamos más fácil:

      Supongamos que la distancia entre las dos ciudades eran 30 kilómetros.
      Con un promedio en la ida de 30 km/h, es evidente que tardó 1 hora en el viaje de ida.

      El viaje de ida y vuelta, en este caso, serían 60 kilómetros.
      Para conseguir hacer un promedio de 60 km/h ida y vuelta, tendría que hacer el recorrido de ida y vuelta en una hora.

      Pero, si ha tardado 1 hora en hacer la ida a 30 km/h de promedio, ¿cuánto tiempo le queda para hacer la vuelta? Nada, no hay tiempo, todo se gastó en la ida. Por eso es imposible.

      Responder
  4. jair

    que buena pagina

    Responder
  5. leo

    muchachos tengo una duda…. o meor dicho un asertijo….

    dice:
    2 y 2 son 6, 6 y 6 son 8, 5 son como 2 y 2 son 6….. alguien sabe??? gracias!!!

    Responder

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Artículos al azar

Comentarios recientes

Calendario

agosto 2018
L M X J V S D
« Jun    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Archivo