Menú

Para Kenia

Para Kenia

Lucrecia Pérez era una emigrante dominicana que fue asesinada en 1992, mientras cenaba con sus compañeros en una discoteca abandonada de Madrid. El racismo, una vez más, se convirtió en violencia irracional que nos estremeció a todos los que vivimos la historia. Kenia, su hija, no entendía (y ¿quién entiende?). Sólo callaba.

La noche oculta en su oscura realidad
los miedos y terrores del mundo.
Parece como si las tinieblas
fueran capaces de disolver la bondad
y la esperanza de los hombres.

Fue en una noche,
quizás entre la bruma y los sueños
producidos por el alcohol y las drogas.
Qué más da.
El odio no necesita explicarse
ni atiende a razones.

Un arma y una idea más o menos deformada
son suficientes para crear el caos
y hacer aflorar los odios.

No naciste en mi tierra, mi bien,
ni tú,
ni tu madre,
ni tu familia,
ni tus compatriotas,
ni 4.000.000.000 de pobres humanos
tuvisteis esta “suerte”.

No naciste blanca.
Dios te dio la gracia de una piel bronceada.
Nosotros creamos la desgracia de pensar
que esto es importante.

Una mano anónima cargó
con los temores y rencores
de los que están arriba de la pirámide
y destruyeron la vida
(“No matarás”, gritó Dios)
de tu mamita,
que luchaba por ti y por tu futuro.

Callaste, mi bien,
y sólo hablaron tus ojos.

El día nos estremeció
una vez más
desde los titulares de nuestros periódicos,
como todos los días,
con el más horrible y cotidiano pecado,
con la más absoluta condena
del Mal
hacia nuestra condición divina.

Luego aparecieron las razones,
los motivos,
las explicaciones,
la pena,
el llanto.
Y tus ojos, mi bien,
desentendidos,
llamando a mamá Lucrecia.

Las noticias nos hablaron de tu silencio.
Y muchos callamos contigo.
Nada había que decir, ya.

Mamá se fue.
La obligaron a hacer
prematuramente
el gran viaje
que todos habremos de emprender algún día.

Al igual que aquél
todavía no lejano día
en que hizo la obligada peregrinación
desde Santo Domingo
hasta España.
Por ti, mi bien, y por tu futuro.

La mamá ya no te podrá acariciar,
mi bien.
Pero “seguro“ no faltarán otras manos
y otras voces
que acaricien tu cuerpo
y apacigüen tu alma.

Su martirio
“ojalá“
nos ayudará a abrir los ojos
y el corazón, sobre todo el corazón,
para que la Utopía
se vaya haciendo realidad
en este mundo sediento.

Reza, mi bien,
por tu mamá
y, sobre todo,
por los que aún peregrinamos
entre la violencia y la esperanza.

Sobre el autor

Javier

Laico vicenciano, afiliado a la Congregación de la Misión. Gestiona y mantiene varias páginas web cristianas y vicencianas, incluida La Red de Formación "Somos Vicencianos", de la que es cofundador. Es también coordinador internacional de .famvin, la Red de Noticias de la Familia Vicenciana. Como músico católico, ha editado varios discos. Es Director General y cofundador de Trovador, una reconocida compañía discográfica católica de España. Graduado en la Universidad Oberta de Catalunya con cuatro grados (Asistente de dirección, Gestión Administrativa, Recursos Humanos y Contabilidad Avanzada). Bilíngüe Español/Inglés. Trabaja en las Tecnologías de la Información, ofreciendo servicios de alojamiento, diseño y mantenimiento Web, así como asesoramiento, formación y soluciones informáticas, gestión documental y digitalización de textos, edición y maquetación de libros, revistas, flyers, etc.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos al azar

Comentarios recientes

Calendario

julio 2018
L M X J V S D
« Jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Archivo